Andreas Anastasis: cuerpos liminales

En el umbral entre el cuerpo finito y su representación perdurable. En la frontera entre diversas disciplinas artísticas. Encomendándose a la memoria o retratándola para luchar contra el olvido. Ahí se sitúa la obra de Andreas Anastasis (Londres, 1975), un creador todoterreno cuyas manos, en un baile mágico y delicado, igual despuntan cabellos para esculpir melenas en su salón de peluquería neoyorquino como se afanan a perfilar composiciones en escayola que revolucionan (sin aspavientos) la aproximación desde el arte a los paisajes de la anatomía masculina.

Gustavo Forcada
Editor Jefe en Belfusto.com. Soy un disfraz de tigre. Si tú eres el diablo, no soy yo quien cuenta esta historia. No te preocupes por el tiempo: tenemos toda la noche. Hasta que termines no va a amanecer.

Asegurar las manos de Andreas Anastasis puede resultar un quebradero de cabeza para la compañía responsable de la póliza. Su valor es incalculable. Las conexiones nerviosas del cerebro de este artista multidisciplinar crean una corriente eléctrica imparable que igual acaba recogiendo la sacudida emocional del asesinato de George Floyd en un puñado de fotografías inflamadas y vibrantes, como elabora una abrumadora colección de lienzos con diferentes texturas en los que se entrecruzan distintos materiales (resina, yeso, vinilo…) para acabar pariendo una flamante retahíla de composiciones artísticas.

Andreas Anastasis Escultor
© EdgarGZ Warg

Y atención porque siguen las trabas para el agente (o algoritmo) que pretenda ponerle cifra a la anualidad del seguro. Hijo de madre peluquera, Andreas Anastasis amplificó el legado de su progenitora y tras estudiar un par de años en el London College of Fashion decidió ahondar en el campo del estilismo capilar mudándose a Nueva York y desplegando un ingenio digno de un artesano renacentista. Firmando, así, una carrera meteórica asentada desde su local de Perry Street en el Greenwich Village que le ha llevado a ser el responsable de cortar y mimar el cabello de Anna Wintour. La mujer más poderosa del mundo de la moda le confía los sutiles cambios de su bob. Sobran las palabras.

Esculturas de Andreas Anastasis
© EdgarGZ Warg

También sin apenas vocablos, solo profiriendo sinónimos de admiración, se quedaron las afortunadas personas que presenciaron en la galería de arte Laverdin Fine Arts de Nueva York el proceso de creación en vivo de la nueva obsesión de Andreas Anastasis: grandes composiciones de yeso, moldeadas sobre cuerpos masculinos, que acaban plasmando un reconstituyente y enérgico estudio de la forma humana. En un diálogo entre modernidad y clasicismo, como una suerte de epígono imposible de Miguel Ángel y Cynthia Plaster Caster (a la manera en la que se están mirando en la Galleria Borghese de Roma durante unos meses Bernini y Damien Hirst), la obra en escayola de Andreas Anastasis desborda el intelecto y rezuma fascinación.

Andreas Anastasis: la piel del escultor

Como ese punto en el infinito desde el que se va desplegando la bondad del paisaje, las palabras de Andreas Anastasis (escuetas, certeras y precisas) edifican un horizonte cargado de futuro replegado en el vórtice de su estudio de Nueva York. Desde allí contesta a las preguntas de Belfusto.

Artista queer Andreas Anastasis
© EdgarGZ Warg

¿Cómo y cuándo comenzó tu interés por el arte?

Nací en una familia muy creativa. Mi padre era zapatero y mi madre estilista y peluquera. Supe desde muy joven que la creatividad y el arte iban a ser muy importantes en mi vida.

Arte queer
© EdgarGZ Warg

Estudiaste moda en una familia con intereses artísticos. ¿Crees que eso influyó en tu carrera?

No se me daba muy bien estudiar cuando era pequeño. Enseguida me percaté que ser extremadamente creativo y desarrollar mi faceta artística iban a ser las únicas maneras de poder acceder a la universidad. Crear, amar el arte… era todo lo que tenía.

Proceso de creación escultórico
© EdgarGZ Warg

Eres un artista multidisciplinar (escultura, fotografía, videoinstalaciones …) ¿Cómo coexisten tantas representaciones artísticas? Cuando tienes la necesidad de crear ¿sabes de inmediato en qué medio vas a expresar tus impresiones?

Trabajo y me expreso con cualquier medio que me resulte atractivo. Se trata de energía, no es deliberado, es lo que se siente bien y divertido… Tiene que ser divertido o no lo haré.

Andreas Anastasis estilista y artista
© EdgarGZ Warg

Actualmente estás centrado en la composición de grandes esculturas de yeso que capturan el cuerpo masculino. Tus hermosas obras generan un aluvión de preguntas que desarman al espectador. ¿Crees que una de las grandes sacudidas del arte tiene que ser generar belleza mientras plantea preguntas y dudas?

Para mí el arte no tiene que tener la intención de exudar belleza. El arte es lo que ves que es. Percibir belleza es un acto muy personal. La altura, la delgadez, la robustez, la musculatura… la belleza se nos puede aparecer en infinidad de formas y tamaños. Mi elección consciente es celebrar cualquier representación de la misma.

New York Artist Andreas Anastasis
© EdgarGZ Warg

Te refieres a tu estudio en Nueva York como tu santuario. El escultor Jaume Plensa afirma que su estudio es la expansión de su cabeza. ¿Qué tipo de relación se establece entre tu lugar de creación y tus obras artísticas?

Sí, mi estudio es mi santuario. Es mi lugar de creación: es mi patio de recreo, por así decirlo. Un lugar seguro que he creado compuesto de pura autenticidad. Cuando entro allí pierdo la noción del tiempo. No sé si es de día o de noche. Es lo más parecido a un portal de energía. Es mi fábrica mágica.

  • Andreas Anastasis | InstagramWeb
  • Fotógrafo: EdgarGZ Warg | Instagram
  • Imagen de cabecera: Andreas Anastasis en su estudio en pleno proceso creativo de sus obras con escayola © EdgarGZ Warg

- Publicidad -spot_img

¿Quieres darnos tu opinión?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos Relacionados