Los 15 mejores libros LGTBIQ+ de 2021: botando chispas

Comienza el aquelarre. Los 15 libros que te presentamos a continuación han lanzado su conjuro contra la intransigencia y el odio, han invocado a la mejor literatura y han oficiado hechizos incrustados en la cultura popular para devolvernos fogonazos extraordinarios de una belleza al alcance de unos pocos iniciados. Algunos vienen de décadas pasadas, otros asoman sus amuletos con la valentía de los recién llegados. Pero todos han disipado con fuerza las tinieblas de un 2021 en el que el miedo salió de paseo y que no pudimos acabar todes. Ahí va nuestra lista. 15 libros escritos por magas lesbianas, nigromantes no binarios, malvados gays o adivinas heterosexuales. 15 pócimas para sanar heridas y compartir visiones enriquecedoras. El legado de las brujas bujarras. En la cara y más na'.


Larry Mitchell Maricas y sus amigas entre revoluciones

15.

«Maricas y sus amigas entre revoluciones» de Larry Mitchell (texto) y Ned Asta (ilustraciones)

(1977; consonni, 2021)

Traducción: Jesús Alcaide y Jonathan Snyder

44 años después de que Larry Mitchell (Muncie, Indiana 1939 – Ithaca, Nueva York, 2012) fundara la mítica Calamus Books para autopublicarlo, «Maricas y sus amigas entre revoluciones» vuelve a inundar de purpurina y de color los pantanos grises del capitalismo y el patriarcado (por primera vez en castellano) gracias a la editorial consonni.

En esta obra de culto, concebida como un trasunto subversivo de fábula infantil, la fantasía -catalizada por las míticas ilustraciones de Ned Asta (Nueva York, 1947)- y la utopía marcan el compás de las diversas comunidades maricas que (sobre)viven en Ramrod: un imperio que languidece entre la putrefacción de las dinámicas de poder que han establecido los hombres blancos.

Con su aire comunal, su red de afectos tricotados con nuevos patrones, sus personajes memorables (Rayo de Luna, Malvarrosa, Lila y Pino…) y articulando (también anticipando) los discursos contraculturales de los años setenta y ochenta del siglo pasado, «Maricas y sus amigas entre revoluciones» proyecta el debate de los engranajes LGBTIQ+ desde una época en la que no existían esas siglas para cargarlas de futuro. ARNAU ROCA


Pureza de Garth Greenwell

14.

«Pureza» de Garth Greenwell

(2020; Literatura Random House, 2021)

Traducción: Inga Pellisa

Nuevo hito kilométrico tras «Mitko» (2011, Miami University Press) y «Lo que te pertenece» (2016; Literatura Random House, 2021) en la carretera perdida de los apegos y el miedo que pavimenta Garth Greenwell (Louisville, 1978) novela tras novela.

El escritor estadounidense desliza sus frases orquestadas al ritmo de una musicalidad desbordante -el bagaje como poeta de Garth Greenwell impregna cada palabra- por las calles y las esquinas ocultas de Sofía, la capital búlgara donde el protagonista de «Pureza» se reinventa desdoblando los peligros del deseo. El sexo sin protección y el sadomasoquismo taladran con una honestidad inaudita algunos de los pasajes clave de este libro.

Estructurada en torno a tres partes que hubiesen querido seguir un eje simétrico, los capítulos de «Pureza» se expanden sin límites debido a la intervención fundamental de R., el estudiante portugués que ya aparecía en «Lo que te pertenece» y que sitúa al profesor-narrador-¿escritor? en el arriesgado plano de la exposición descarnada, en el proceloso campo de la biopsia afectiva. GUSTAVO FORCADA


Crónica de un devenir Alberto Mira

13.

«Crónica de un devenir» de Alberto Mira

(Editorial Egales, 2021)

El «pollavieja» tapando la boca (con el cerebro) a los que se erigen en las redes sociales como heraldos de la novedad mientras se abonan a la descalificación desde el sofá. Porque así, apropiándose de una injuria, Alberto Mira (Alzira, 1965) comienza un apasionante recorrido (mezcla de biografía personal, crítica cultural y visión histórica) por el camino de baldosas amarillas que hemos transitado desde Urano hasta Grindr.

Proyectando su alcance teórico al concepto de comunidad y deslizando su impecable destreza argumentativa en el surgimiento y desarrollo de los conceptos homosexual, gay, queer y LGTBI+, el profesor valenciano dibuja con digresiones certeras posibles caminos a seguir para no quedarse atrapados en la distancia intergeneracional y crear músculo crítico y político frente al odio y la intolerancia más allá de manifiestos. Esto es, para entendernos.

Mención especial merece el análisis que Alberto Mira elabora, hacia el final de su obra, de la película «Call me by your name» (Luca Guadagnino, 2017) basada en el libro homónimo del escritor heterosexual André Aciman. Imposible añadir nada más. GUSTAVO FORCADA


Box Hill de Adams Mars-Jones

12.

«Box Hill» de Adam Mars-Jones

(2020; Temas de Hoy, 2021)

Traducción: Julián Viñuales

En un espectacular despliegue de intensidad y sutileza y en tan solo 150 páginas (su nueva novela «Batlava Lake» no tiene más de 100), Adam Mars-Jones (Londres, 1954) desmenuza una compleja relación de dominación y sumisión entre Collin (un joven bajito y regordete que acaba de cumplir los 18 años) y Ray (un motero más mayor de metro noventa y cinco) que comienza con una mamada en una bucólica colina del sur de Londres donde cada domingo se reúnen los moteros de la zona y termina como una exploración de las fronteras del amor.

El escritor británico perimetra en «Box Hill» (con un lenguaje luminoso y sin estridencias) los paisajes y las voces de los últimos años antes del VIH sin dar la espalda a las implicaciones de la dialéctica entre dominio y servidumbre. Cuesta creer que se puedan encontrar paisajes tan bellos en un tema que casi siempre se aborda por su costado más siniestro y borroso.

Y si bien en su versión en castellano ha desaparecido el subtítulo del manuscrito original («Una historia de baja autoestima»), la impecable traducción de Julián Viñuales nos regala -al menos en su primera edición- un diseño de cubierta articulado sobre una magnífica fotografía de Peter Hujar. El pórtico perfecto al retrato de amor y gozo que se va a desplegar ante nosotros. GUSTAVO FORCADA


Brigitte Vasallo Lenguaje Inclusivo y Exclusión de Clase

11.

«Lenguaje inclusivo y exclusión de clase» de Brigitte Vasallo

(Larousse Editorial, 2021)

No importa si la escuchas en el documental «Que sirva de ejemplo» (Sofía Castañón, 2021) o en cualquiera de sus intervenciones con Marc Giró en RAC1. La Vasallo (Barcelona, 1973) siempre va a sugerir un matiz o a transitar un sendero alternativo en los que no habías reparado. Iluminando. Remedando a Keynes cuando (refiriéndose a Wittgenstein) dijo aquello de: «Ha llegado Dios. Me lo he encontrado en el tren de las cinco y cuarto» podemos afirmar que ha llegado la Virgen; te la vas a encontrar en cada una de las páginas de «Lenguaje inclusivo y exclusión de clase«.

La red de relaciones clientelares y asimétricas entre lenguaje, cultura, sociedad y poder sirven a Brigitte Vasallo para hacer hincapié en el peso fundamental de las palabras. En su centralidad discursiva y en su tara intrínseca de la que solo se libran si rebotan en la conciencia y la solidaridad colectiva.

«Lenguaje inclusivo y exclusión de clase» contiene capítulos (Outside: Silvia Federici feat. George Michael, por ejemplo) dignos de ser guardados para siempre en la carpeta NO BORRAR y reflexiones sobre lenguaje, género, cultura y capitalismo imprescindibles para recapacitar sobre la forma en la que miramos el mundo. Una forma pautada (¡qué alegría ver un libro como éste lleno de códigos QR, tipografías diversas y notas de voz!) y, por supuesto, no inocua de la que nos tenemos que emancipar. ARNAU ROCA


Los profetas de Robert Jones Jr

10.

«Los profetas» de Robert Jones Jr.

(Alianza de Novelas, 2021)

Traducción: Julia Osuna Aguilar

El hijo de madre Morrison y padre Baldwin (tal y como él mismo se retrata en la larga lista de agradecimientos de «Los profetas»), el blogger que firma las entradas en su interesantísima página de Facebook como Son of Baldwin y el advenedizo que firma su primera novela y conoce el éxito instantáneo. Todas las facetas de Robert Jones Jr. (Nueva York, 1971) confluyen en un desbocado relato simbólico cuya desmedida ambición ya merecería reconocimiento.

La historia de Samuel e Isaiah, dos jóvenes esclavos que transgreden con el placer de sus cuerpos el statu quo de una plantación de Mississippi, se eleva en una pirueta épica por encima de la brutalidad para esbozar un relato de la resistencia que ancla sus fundamentos en el África primigenia y en la reivindicación de la oralidad como argamasa para evidenciar la conexión entre la comunidad negra y la comunidad queer.

La inspirada parábola de este relato de amor y vida queda a veces sepultada por la insistencia de Robert Jones Jr. en abrir las compuertas de la grandilocuencia y el lirismo exacerbado. Pero, aunque anegado en la forma, el fondo de «Los profetas» fructifica en una historia de ecos ancestrales. GUSTAVO FORCADA


Un País para Morir de Abdelá Taia

9.

«Un país para morir» de Abedelá Taia

(2015; Cabaret Voltaire 2021)

Traducción: Lydia Vázquez Jiménez

En un punto intermedio entre la demoledora radiografía social de Ralph Ellison y el regusto honesto y crudo de Mohamed Chukri, Abdelá Taia (Salé, 1973) alza un lúcido y descarnado tríptico que revela, sin contemplaciones, el oscuro rostro del colonialismo.

«Un país para morir» se desenvuelve como una melodía fascinante arrancada a un qanum. Los parágrafos se suceden como notas musicales mientras componen un personaje inolvidable (Zahira: la prostituta que oye en París los pasos de su padre muerto en Marruecos). De hecho, la importancia de escuchar recorre toda la producción artística de Abdelá Taia. Las palabras, los silencios, la oscuridad que atraviesa como un rayo a sus personajes se agolpan en nuestras orejas porque el escritor marroquí parece concebirlos con los característicos tonos variables de una descomunal guitarra árabe cuya multitud de cuerdas arman un fresco demoledor sobre los efectos del colonialismo, la pobreza y el odio.

«Un país para morir» se despliega como un retal de vida que en manos de Abdelá Taia se convierte en un grito estremecedor perpetrado desde la garganta de los olvidados. GUSTAVO FORCADA


Los optimistas Rebecca Makkai

8.

«Los optimistas» de Rebecca Makkai

(2018; Sexto Piso, 2021)

Traducción: Aurora Echevarría

Ni apropiacionismo ni festival de la lágrima. Rebecca Makkai (Skokie, Illinois, 1978) sobrevuela con destreza los dos agujeros negros que hubiesen podido engullir una documentada trama que orbita alrededor del SIDA mirándolo a la cara.

Chicago, 1985. París, 2015. Dos historias separadas por tres décadas y dos coordenadas distintas sirven de armazón para levantar un edificio novelístico monumental en el que el impacto social, personal y cultural de la pandemia provocada por el VIH se desarma de simbolismos y nos muestra unas vidas que se afanan por resplandecer en mitad del miedo, del mirar a otro lado y del estigma.

Yale y Fiona (los protagonistas de «Los optimistas») entrelazan voces, vivencias y recuerdos en un diálogo de ecos y memorias encauzado por Nico (amigo del primero y hermano de la segunda) en una conmovedora reflexión sobre la impronta de un tiempo en el que un test positivo era el cruel pasaje al fin. ARNAU ROCA


Nadar en la oscuridad de Tomasz Jedrowski

7.

«Nadar en la oscuridad» de Tomasz Jedrowski

(2020; Dos Bigotes, 2021)

Traducción: Bruno Álvarez Herrero y José Montserrat Vicent

Hay algo de gratificante en las historias de amor bien contadas. Un sentimiento bello que echa raíces en el concepto de filia griego y que despojado de cualquier pátina patriarcal perdura en el intelecto engrasando las bisagras de las emociones. Ninguna historia de amor contada en 2021 alcanza la profundidad lírica y la ternura estilística de «Nadar en la oscuridad». Así que, después de devorar sus páginas, un fulgor placentero picotea el estómago. Para siempre.

Tomasz Jedrowski (Alemania, 1985) escribe con las luces largas (las que contextualizan sin escamotear detalles ni perderse en clichés) el relato infusionado en saudade de Ludwik y Janusz. Dos muchachos que se encuentran en un campamento de verano en la Polonia comunista de principios de los 80 gracias a un libro prohibido («La habitación de Giovanni» de James Baldwin) que va a ensanchar su despertar afectivo.

Y así, en mitad de un país al borde del desgaste y preñado de privilegios para las élites gubernamentales, amanece radiante una relación que apunta a clásico instantáneo. Ludwik y Janusz. Janusz y Ludwik. La luz en la puerta que nos recuerda que ya estamos en casa. GUSTAVO FORCADA


Stone Butch Blues Leslie Feinberg

6.

«Stone Butch Blues» de Leslie Feinberg

(1993; Antipersona, 2021)

Traducción: Judit del Río y Layla Martínez

Publicada originariamente en 1993 por la editorial Firebrand Books (algún día, su fundadora Nancy K. Bereano recibirá todo el reconocimiento que merece como impulsora de algunas de las voces más significantes de las últimas décadas: de Alison Bechdel a Dorothy Allison) la cumbre narrativa de Leslie Feinberg (Kansas City, 1949 – Siracusa, Nueva York, 2014) todavía retruena en las cavernas del oprobio.

El ejercicio de supervivencia de Jess Goldberg, la lesbiana de clase trabajadora protagonista de «Stone Butch Blues», desgrana temas como la identidad, la expresión de género o el aspecto al amparo de la comunidad butch, queer y drag de Búfalo (Nueva York). Una ciudad del norte de EE.UU. en la que Jess sufre los estragos de la norma opresora y en la que teje su almazuela de calma y amor eligiendo (y construyendo) los nexos grupales que merecen la pena.

A vueltas entre la ficción y la no ficción (Leslie Feinberg declaró en infinidad de ocasiones que Stone Butch Blues pertenecía al ámbito de la primera) la dimensión política, narrativa e intelectual de esta obra es tan amplio que su onda expansiva sigue alborotando poltronas y academias. Desplegando un abanico de colores en los que dos centellean sobre el resto. Lavanda y rojo. GUSTAVO FORCADA


La herencia de Matthew López

5.

«La herencia» de Matthew López

(2018; Dos Bigotes, 2021)

Traducción: Joan Daròs

Es la lucha de clases, amigo. Y no podía ser otra cosa porque la mixtape que se marca Matthew Lopez (Panama City, Florida, 1977) sampleando el «Howards End» (1910) de E.M. Forster y transformándolo en un apabullante texto teatral (ganador del Tony a la mejor obra de 2021) apunta, como la mayoría de los libros del escritor inglés, al núcleo mismo de la hipocresía social. Al corazón de las tinieblas de la desigualdad social.

Tres generaciones de hombres homosexuales cruzan sus experiencias, sus pensamientos y su recorrido vital alrededor de una casa heredada que desencadena un tsunami de emociones y reflexiones sobre la vida y la muerte. Sobre el SIDA y el destino. Sobre como reconocernos en los otros. Sobre nuestro legado.

Y sí, ya sabemos que el teatro no se lee sino que se ve. Pero quienes defienden este lugar común tendrían que darle una oportunidad a la excelente labor de Joan Daròs: el actor valenciano borda un portento de traducción en el que cada palabra y cada frase tienen la extensión exacta, la cadencia perfecta; desvelándonos en todo su esplendor el atractivo magnético de «La herencia». ARNAU ROCA


Fuckboys Logan February

4.

«Fuckboys» de Logan February

(Kriller71, 2021)

Traducción: Ezequiel Zaindenwerg

El «talento precoz» de Logan Toluwalase Akinwale (Anambra, Nigeria, 1999) reconocido públicamente (en un tweet) por Bernardine Evaristo alcanza toda su fascinante dimensión en esta magnífica edición bilingüe cuyos textos en castellano han sido traducidos en un impecable ejercicio de belleza -respetando el lenguaje inclusivo del bardo no binario- por el también poeta argentino Ezequiel Zaindenwerg.

Compendiando varios poemas aparecidos con anterioridad en sus chapbooks y en su primera recopilación de poemas «Mannequin in the Nude» (PANK Books, 2019), «Fuckboys» construye con una atípica habilidad en alguien que se encuentra en la casilla de salida de su obra artística un alambique de temas (el constructo queer del cuerpo, el agravio, el ensañamiento, los múltiples rostros del deseo, las simas de las enfermedades mentales,…) de los que destila un sangrante (por honesto y hermoso) reguero emocional.

Como si buscara puntos de fuga mutantes en cada una de sus composiciones para abarcar todas las consideraciones sobre su identidad, Logan February martillea con poemas como «Autorretrato como maricón» o «Pantalla azul: oda al porno gay» nuestras campanas de cristal codificando mágicamente palabra tras palabra. GUSTAVO FORCADA


En la casa de los sueños Carmen Maria Machado

3.

«En la casa de los sueños» de Carmen Maria Machado

(2019; Anagrama, 2021)

Traducción: Laura Salas Rodríguez

Después de la perturbadora (e imaginativa) incursión por lo que supone habitar el cuerpo femenino en su primer libro de relatos –«Su cuerpo y otras fiestas» (Anagrama, 2018)- Carmen Maria Machado (Allentown, Pensilvania, 1986) empaca la mochila de la memoria y pare, sin contemplaciones, una demoledora historia sobre el abuso en el seno de las parejas lesbianas (y por afinidad conceptual y electiva en el ámbito de las relaciones LGTBIQ+).

«En la casa de los sueños» se adentra, siguiendo una estructura narrativa no lineal y genialmente heterodoxa, en la aterradora experiencia de una mujer que sufre triplemente: como mujer, como lesbiana y como mujer lesbiana maltratada. En nuestra sociedad su historia está abocada, de entrada, al silencio, la invisibilidad y la reclusión.

Pero Carmen Maria Machado revienta la represión y fulmina los tabúes con una honestidad desbordante. Enmarañándolos en una descomunal apuesta literaria. De la que no solo sale ganadora la autora. Sus (entregados) lectores sentimos las contradicciones, confusiones y terrores de la violencia con tal intensidad que es imposible no preguntarse cómo generar más conciencia social sobre un tema que se escapa del foco mediático. GUSTAVO FORCADA


Portada Historia de Shuggie Bain de Douglas Stuart

2.

«Historia de Shuggie Bain» de Douglas Stuart

(2020; Sexto Piso, 2021)

Traducción: Francisco González López

El silencio es la antesala del sufrimiento. Y la infancia, más que una pradera idílica donde plantar las semillas de la nostalgia, un campo de batalla en el que muchas veces pierdes la guerra porque has nacido en el bando de los desfavorecidos. Hasta que la recuperas. Ese es el poso que nos queda tras asistir a la cruda y emotiva «Historia de Shuggie Bain».

La primera novela de Douglas Stuart (Glasgow, 1976) es un inconmensurable bildungsroman gestado poco a poco por su autor desde 2008. Un relato de aprendizaje que nos adentra por las calles de Sighthill en un Glasgow obrero (el de los años 80 del siglo pasado) descascarillado por los estragos de hierro del thatcherismo siguiendo el rastro de Shuggie: un niño amanerado y sensible que intenta evitar el naufragio de su madre en el alcohol.

Rascando humanidad en las nieblas de un ambiente hostil y de unas vidas difíciles y parapetándose tras la fuerza de las mujeres, «Historia de Shuggie Bain» es un enorme lienzo sentimental en el que se ahogan miedos y se rearman las deflagraciones de la grandes novelas clásicas. ARNAU ROCA


El corazón de Tirana Pajtim Statovci

1.

«El corazón de Tirana» de Pajtim Statovci

(2016; Alianza Editorial, 2021)

Traducción: Laura Pascual

Apenas han pasado dos páginas de «El corazón de Tirana» («Crossing» en su título original) cuando Bujar, el joven albanés protagonista de la segunda novela de Pajtim Statovci (Kosovo, 1990), nos apunta que: «soy un hombre que no puede ser mujer, pero que, cuando quiere, puede parecerlo» para rematar pocos párrafos después que: «soy un espectro que habita al borde de sus sombras». Advertidos estamos. Porque la compleja y devastadora odisea conceptual, social, emocional y ontológica que se despliega a continuación va a dejarnos sin aliento.

Después de flirtear de manera encantadora con el surrealismo en su debut –«Mi gato Yugoslavia» (2014, Alianza Editorial, 2020)- el escritor finlandés nos embarca en el lacerante periplo de Bujar en el exilio que le llevará desde la capital de Albania hasta Helsinki pasando por varias capitales europeas y Nueva York. Bajo este paraguas argumental, y basculando entre el espanto y el ingenio, la identidad de Bujar va a fluir asumiendo múltiples detalles de las personas con las que se relaciona. Hasta tal punto que la novela reclama nuestra atención constantemente para interrogarnos sobre cómo se construyen las identidades, cómo se articulan colectivamente y cómo escapan a las realidades individuales.

En definitiva, Pajtim Statovci compone la partitura canónica, dolorosa pero ineludible, de la actualidad: una encrucijada con implicaciones radicales entre la teoría y política queer, la construcción identitaria particular y la putrefacción del capitalismo. GUSTAVO FORCADA

  • Imagen de cabecera: composición elaborada a partir de las portadas de algunos de los libros seleccionados.

- Publicidad -spot_img

¿Quieres darnos tu opinión?

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos Relacionados